Back to Archive

Poetry

Búfalos

 

Los árboles contienen el aliento,

el aire saturado de quejidos de lobos;

por primera vez los elementos temen

ciegos,  agrandan sus múltiples ojillos.

En el cristal verdoso del estanque

se reflejan fúnebres ramas.

Dentro de este cristal precisamente  estamos,

acostados, sin  tocarnos, inmóviles,

la respiración amortiguada. Terminó la tregua.

 

Desde aquí ya captamos

como si vinieran desde lejos

del mundo que hemos conocido hasta ahora,

las pezuñas torpes,

los vastos cuernos,

los cueros ardientes.

Hocicos húmedos ya nos tocan.

Un rostro se inclina hacia mí,

rostro de piedra y sin relieves

como un primer plano de cine,

mis arreos parten,

caen brutalmente al suelo hechos polvo,

el cristal se resquebraja.

 

Eduardo Moran

Read the Translation

 

Per Contra: The International Journal of the Arts, Literature and Ideas.